Abr 30, 2024

Tiempo de lectura: 8 min

Los 4 tipos de apego:
¿Qué son y cómo influyen en la edad adulta?

“El tipo de apego que hayas desarrollado con tus figuras importantes representará la columna vertebral de la forma en la que amas y te vinculas con las personas que te rodean”.

Escrito por:
Rafaella Proaño | Psicóloga Clínica

Abr 30, 2024

Tiempo de lectura: 8 min

Los 4 tipos de apego: ¿Qué son y cómo influyen en la edad adulta?

“El tipo de apego que hayas desarrollado con tus figuras importantes representará la columna vertebral de la forma en la que amas y te vinculas con las personas que te rodean”.

Escrito por:
Rafaella Proaño | Psicóloga Clínica

En este artículo encontrarás

  1. Información sobre los 4 tipos de apego y sus características principales.
  2. Podrás entender por qué te comportas de una manera u otra en tu relación de pareja, a día de hoy.
  3. La importancia del vínculo con tus figuras importantes en la infancia.
  4. Lograrás identificar cómo tu niñez afectó a la calidad de las relaciones que sostienes hoy en día.

¿Te has preguntado alguna vez por qué te relacionas con los demás, y sobre todo con tu pareja, de la forma en la que lo haces?

¿Te cuestionas por qué eres needy o celosa? ¿Te preguntas por qué eres más fría o distante? ¿No entiendes por qué te cuesta comprometerte con una relación, o por qué has normalizado tratos poco saludables con tus novios, novias o parejas anteriores?

Si te identificas con todas estas preguntas, quiero empezar poniendo estas inquietudes en contexto abordando la ‘Teoría del Apego’ expuesta por el psicólogo norteamericano Jhon Bowlby.

EL APEGO, EL VÍNCULO EMOCIONAL MÁS IMPORTANTE EN LA NIÑEZ

EL APEGO, EL VÍNCULO EMOCIONAL MÁS IMPORTANTE EN LA NIÑEZ

El apego es el vínculo emocional que desarrollaste desde niño con tus cuidadores principales, sean estos papá, mamá, abuelos, o cualquier persona que se haya encargado de tu cuidado y crianza desde pequeño. El tipo de apego o primer vínculo que hayas desarrollado o establecido con tus figuras importantes va a sentar las bases de tus relaciones a futuro y representará la columna vertebral de la forma en la que amas y en la que te vinculas con las personas que te rodean.

Recuerda que ellos fueron tu primer modelo y quienes te dieron la primera información de cómo funciona el mundo y las relaciones con los demás. ¿Será que puedo confiar en las personas de mi alrededor? ¿Será que puedo sentirme seguro con ellos? ¿Será que los demás me van a cuidar?

imagen-1-ep-3

LOS CUATRO TIPOS DE APEGO

LOS CUATRO TIPOS DE APEGO

Según esta teoría, todos los seres humanos desarrollamos alguno de estos 4 tipos de apego:

1. Apego seguro
2. Apego inseguro ansioso
3. Apego evitativo
4. Apego desorganizado

Según esta teoría, todos los seres humanos desarrollamos alguno de estos 4 tipos de apego:

1. Apego seguro
2. Apego inseguro ansioso
3. Apego evitativo
4. Apego desorganizado

¿De qué depende que desarrollemos un tipo de apego u otro? Pues dependerá de cómo tus padres y figuras importantes interactuaron contigo; de cómo te cuidaron y criaron, y, sobre todo, de qué tan presentes estuvieron a la hora de atender tus necesidades afectivas. En pocas palabras, el tipo de apego que desarrolles dependerá de qué tanto pudieron atender a lo que emocionalmente necesitabas, más allá de resolver tus necesidades básicas de alimentación, entre otros.

El apego seguro: el apego sano que todos quisiéramos

Si en la infancia desarrollaste un apego seguro, probablemente tus padres o figuras importantes respondieron de forma consistente a tus necesidades. Eran por lo tanto, personas ’emocionalmente disponibles’. Estas figuras te prestaron la atención que necesitabas, validando tus emociones, escuchando lo que querías y dándote la importancia que merecías. Por lo tanto, creciste con mensajes positivos que te permitieron sentirte acogido, sostenido, valioso y seguro.

La consistencia, un elemento fundamental para desarrollar el apego seguro

Para desarrollar este tipo de apego, tus padres o figuras importantes posiblemente respondieron de forma consistente en la mayoría de situaciones. Al tener siempre un comportamiento similar, te transmitieron un sentido de seguridad. Esa forma de hacer frente a los problemas te enseñó a confiar en los adultos y ver el mundo como previsible y seguro. Y esa misma seguridad te permitió explorar el mundo por tu cuenta y construir tu propia confianza y autoestima.

¿Cómo reconocer a personas con apego seguro en la etapa adulta?

  • Tienen relaciones funcionales
  • Son confiables y pueden establecer vínculos duraderos
  • Son personas seguras de sí mismas
  • Saben cómo comunicar lo que sienten
  • Confían en los demás y no tienen problema en demostrar cariño y afecto
  • Saben lo que quieren, y comunican sus necesidades asertivamente
  • Son consistentes en sus relaciones
imagen-2-ep-3

“Si de pequeño tuviste un apego sano, seguramente te sentiste seguro, cuidado, importante, escuchado, respetado y atendido de forma consistente en el tiempo”.

“Si de pequeño tuviste un apego sano, seguramente te sentiste seguro, cuidado, importante, escuchado, respetado y atendido de forma consistente en el tiempo”.

Sin embargo, no siempre recibimos ese mismo nivel de consistencia y a partir de ahí se desarrollan otros tipos de apego inseguro.

El apego ansioso, el más común de los apegos

¿Tus figuras importantes se mostraban demasiado impredecibles frente a tu cuidado? ¿Respondían de forma exagerada ante cualquier situación? ¿No te prestaban atención? ¿Satisfacían tus necesidades enseguida y otras veces no te hacían caso? ¿Dependían muchas estas respuestas de su estado de ánimo?

Si estas eran las características más frecuentes en tus cuidadores, probablemente desarrollaste un apego ansioso. Posiblemente se encontraban sobrecargados con sus propias emociones y se la pasaban abrumados, resolviendo sus propios problemas. Como consecuencia, tenían constantes estallidos de ira y enojo que les impedían atender a tus necesidades.

La inconsistencia: incertidumbre y miedo

Es muy probable que esa falta de conexión entre lo que necesitabas y lo que obtenías de tus figuras importantes, te llevaran a desarrollar un sentido de inseguridad y de ansiedad generalizadas. Por ello, el haber crecido en un ambiente inconsistente e inseguro, hizo que experimentaras emociones de incertidumbre y miedo que te impidieron desarrollar tu sentido de independencia para explorar el mundo por tí mismo.

Si frases autoritarias como “Aquí se hace lo que yo digo y punto” te suenan familiares y, asimismo, cuando no cumplías con sus imposiciones o expectativas, se mostraban enojados, el mensaje que te estaban enviando es que el amor está condicionado a lo que hagas y que no es algo que puedas merecer incondicionalmente.  Este ‘repertorio conductal’ posiblemente dio paso a que en la actualidad seas un adulto dependiente y con baja autoestima.  Y es aquí cuando empiezas a necesitar del vínculo con la pareja, justamente para obtener esa seguridad que tanto ansiaste de pequeño.

La dinámica de las relaciones desde el apego ansioso

Al no relacionarte con las personas desde un buen lugar, me atrevería a afirmar que tus relaciones de pareja han sido poco sanas (drama, celos, manipulación, peleas). Y es que muchas veces llegan a mi consulta pacientes que no se sienten del todo seguros en sus relaciones; dudan constantemente, se cuestionan, no se sienten merecedores y la mayoría de veces se sienten atraídos por personas inconsistentes e inestables.

¿Cómo reconocer a personas con apego ansioso en la etapa adulta?

  1. Son autocríticos
  2. Buscan constantemente la aprobación de los demás (pareja, trabajo, etc.)
  3. Necesitan de la mirada o la aprobación del otro para confirmar su valía
  4. Buscan confirmaciones del amor de la pareja
imagen-3-ep-3

“Las personas con apego ansioso tienden a embarcarse en relaciones problemáticas que no acaban bien. Al sostener vínculos desde la dependencia y no desde el amor, necesitan del otro para llenar sus vacíos afectivos”.

“Las personas con apego ansioso tienden a embarcarse en relaciones problemáticas que no acaban bien. Al sostener vínculos desde la dependencia y no desde el amor, necesitan del otro para llenar sus vacíos afectivos”.

El apego evitativo: la falta de reconocimiento de las emociones

Este tipo de apego se da con mucha frecuencia en niños de padres que no estuvieron emocionalmente disponibles o que estuvieron poco presentes la mayor parte del tiempo. Básicamente no supieron acompañar ni validar las emociones de sus hijos. En vez de acompañarlos, se enojaban constantemente o mostraban rechazo ante su comportamiento, minimizando su malestar, al punto de invalidarlo.

Al mismo tiempo, y cuando se trataba de mostrar afecto y cariño, se ponían tensos, demostrando una postura de incomodidad. Les costaba empatizar o se mostraban fríos y distantes cuando el niño hacia algún intento por expresar sus emociones. Es decir, fueron padres que ‘cerraban las puertas’ frente a cualquier intento de contacto afectivo; mientras más cercanía emocional demostraba el niño, más distancia tomaba el padre.

La auto regulación

Si resuena contigo este tipo de perfil, es muy probable que desde pequeño hayas aprendido a autorregularte y a cuidarte solo. Te viste obligado a desarrollar muchos recursos para enfrentar el mundo por ti mismo, con lo cual eres hoy un adulto responsable e independiente, una persona que resuelve y sin embargo, eres incapaz de pedir ayuda o de alzar tu voz cuando algo te molesta, optando por quejarte o insinuarlo, en vez de enfrentarlo directamente.

¿Cómo reconocer a personas con apego evitativo en la etapa adulta?

  • Evitan, ignoran o muestran indiferencia en sus relaciones
  • Les resulta difícil conectar con sus emociones por miedo al rechazo o al castigo
  • Resuelven distintas situaciones por sí mismos y les cuesta pedir ayuda
  • Reprimen su deseo natural de buscar consuelo en sus figuras importantes
  • Le temen al compromiso

La dinámica de las relaciones desde el apego evitativo

Es lógico que al haber recibido tanto rechazo frente a la expresión emocional y el cariño, las personas con apego evitativo tengan miedo de demostrar sus emociones y expresar interés por alguna persona. Esto las convierte en personas frías y distantes que no logran comprometerse con ninguna de sus relaciones de pareja. En el momento en que ‘la cosa se pone seria’, sienten tanto miedo que optan por salir corriendo en la dirección opuesta.

“El apego evitativo se caracteriza por la tendencia a evitar la intimidad emocional y la cercanía en la pareja. Las personas con este tipo de apego tienden a mantener distancia emocional, pueden ser reacias a expresar sus sentimientos y están constantemente buscando razones para abandonar la relación”.

“El apego evitativo se caracteriza por la tendencia a evitar la intimidad emocional y la cercanía en la pareja. Las personas con este tipo de apego tienden a mantener distancia emocional, pueden ser reacias a expresar sus sentimientos y están constantemente buscando razones para abandonar la relación”.

El apego desorganizado, el más complejo de todos

Es el apego que menos veo en consulta y sí, es el más complicado. Se desarrolla en niños que han sido víctimas de abuso físico y psicológico. Son hijos de padres poco presentes que no mostraron cercanía, amor o cariño.  Generalmente crecen en ambientes negligentes, en donde por lo general los dejaban mucho tiempo solos o a cargo de alguien más (que la mayoría de veces tampoco suplía sus necesidades).

Estos perfiles crecen y se desarrollan en ambientes inseguros e inestables que los llevan a vivir en estados de miedo y alerta constante, limitando su autonomía para explorar el mundo por sí mismos. Desarrollan problemas de atención, concentración y memoria. Asimismo, crecen sintiendo culpa, pensando que ‘merecían’ los tratos que recibieron de sus cuidadores por haberse ‘portado mal’.  Su baja autoestima es consecuencia de ese rechazo continuo. En este tipo de apego, reconocer el ambiente hostil en el que crecieron estos niños es fundamental para entender sus actitudes y comportamientos en la adultez.

¿Cómo reconocer a personas con apego desorganizado en la etapa adulta?

  • Son desconfiadas
  • Tienen mucho miedo a que les hagan daño
  • Viven en constante estado de alerta o a la defensiva
  • Son reactivos y pueden ser agresivos
  • No son empáticos

La dinámica de las relaciones desde el apego desorganizado

Niños que crecen pensando que merecían los golpes y los castigos por parte de sus padres, se convierten en adultos que creen que merecen ser tratados sin amor y respeto. Tarde o temprano terminan siendo personas sumamente inseguras y con una baja autoestima.

Asimismo, no muestran empatía por el otro porque de pequeños nadie respetó ni validó sus emociones. Esta es la razón por la cual tienden a ser personas que hieren, abusan y cometen delitos sin consciencia de sus acciones. En el amor son expertos para embarcarse en relaciones caóticas que se manifiestan por su alto contenido violento y agresivo.

 

“Este tipo de apego deja muchas secuelas que se traducen en adultos llenos de ira, que en cualquier momento se tornan desafiantes, reactivos y hasta agresivos. Tienden a desarrollar relaciones donde el abuso físico y psicológico está normalizado, e incluso ellos mismos se convierten en abusadores”.

“Este tipo de apego deja muchas secuelas que se traducen en adultos llenos de ira, que en cualquier momento se tornan desafiantes, reactivos y hasta agresivos. Tienden a desarrollar relaciones donde el abuso físico y psicológico está normalizado, e incluso ellos mismos se convierten en abusadores”.

¡Buenas noticias!

Si llegaste hasta acá y te identificaste con alguno de estos tipos de apego, te cuento que es posible sanar y solo tú tienes el poder de hacerlo.

¿Cómo?

  • Reconociendo que hay algo que resolver
  • Tomando conciencia de cuál es tu tipo de apego
  • Construyendo un camino que te ayude desarrollar relaciones funcionales y estables

Cada nueva relación que construyes es una nueva ventana para poder reconfigurar la forma en la que te enseñaron a relacionarte. Es una nueva manera de resignificar al amor, amar y ser amado.

Cada nueva relación que construyes es una nueva ventana para poder reconfigurar la forma en la que te enseñaron a relacionarte. Es una nueva manera de resignificar al amor, amar y ser amado.

¡Esta información es mega valiosa! ¡Ayúdame a que llegue a más personas!

En este artículo encontrarás

  1. Información sobre los 4 tipos de apego y sus características principales.
  2. Podrás entender por qué te comportas de una manera u otra en tu relación de pareja, a día de hoy.
  3. La importancia del vínculo con tus figuras importantes en la infancia.
  4. Lograrás identificar cómo tu niñez afectó a la calidad de las relaciones que sostienes hoy en día.