Mar 1, 2024

Tiempo de lectura: 8 min

Reescribiendo tu historia emocional: ¿Cómo dejar de sentirme como se siento?

“Cuando EVITAS lo que sientes, desencadenas tu propia guerra interna.
Cuando ENFRENTAS lo que sientes, te liberas del dolor”.

Escrito por:
Rafaella Proaño | Psicóloga Clínica

Mar 1, 2024

Tiempo de lectura: 8 min

Reescribiendo tu historia emocional: ¿Cómo dejar de sentirme como se siento?

“Cuando EVITAS lo que sientes, desencadenas tu propia guerra interna.
Cuando ENFRENTAS lo que sientes, te liberas del dolor”.

Escrito por:
Rafaella Proaño | Psicóloga Clínica

En este artículo encontrarás

  1. ¿Qué pasa cuando evitamos lo que sentimos?
  2. ¿Cómo gestionar las emociones desde un lugar sano?
  3. La diferencia entre la corregulación y la autorregulación.
  4. ¿Por qué es importante gestionar las emociones?

No hay paciente que no me haya preguntado alguna vez “¿Rafa, cómo hago para dejar de sentirme como me siento?”, “Ya no me quiero sentir así… qué hago?”.

Mi respuesta el 100% de las veces es: “Si quieres dejar de sentirte como te sientes, vas a tener que dejarte sentir”.

Y es que el dolor del corazón funciona igual que el dolor físico. Si te lastimas la muñeca, primero vas a necesitar que la herida duela.. para que luego cicatrice, y te deje de doler ¿no? No puedes saltarte ese paso.

Con las emociones que incomodan funciona igual. Debes dejar primero eso que duele, duela… para que deje de doler.

EL PROBLEMA… ES QUE SOMOS EXPERTOS EN EVITAR

EL PROBLEMA… ES QUE SOMOS EXPERTOS EN EVITAR

Y sí, como seres humanos hacemos cualquier cosa por distraernos de eso que nos duele emocionalmente.

Si te sientes triste…  te pones a ver una serie, te pones a trabajar en algo más, te metes a redes sociales, sales con tus amigos. ¿No? Y claro… Esto funciona bastante bien en primera instancia porque enfocas tu atención en algo más, guardas el malestar emocional en un cajón, y te desconectas por completo de eso que sientes.

Pareciera un golazo a corto plazo.

El problema en realidad aparece a largo plazo donde vas guardando, reprimiendo y acumulando el malestar hasta que llega un punto en el que tu vasito emocional colapsa, y todas tus emociones van sí o sí, a buscar la manera de hacerse visibles de las formas menos sanas posibles.

Terminan saliendo en forma de ansiedad, de irritabilidad o incluso en forma de síntomas físicos como: problemas estomacales, brotes en la piel, tensión, dolor muscular, reacciones alérgicas, dolores de cabeza, etc.

¿POR QUÉ NOS CUESTA TANTO CONECTAR CON ESO QUE SENTIMOS?

¿POR QUÉ NOS CUESTA TANTO CONECTAR CON ESO QUE SENTIMOS?

  1. Porque en el colegio nos enseñan de todo (álgebra, física, historia), pero no nos enseñan sobre regulación emocional.
  2. Porque vivimos en una sociedad que históricamente ha visto al expresar nuestras emociones como signo de debilidad..
  3. Porque vivimos bombardeados de mensajes como “no llores, tienes que ser fuerte”, “todo va a estar bien, tienes que estar tranquilo”, “no es para tanto, hay peores cosas en la vida como para que estés triste por esa tontería”.
  4. Porque quizás no tuvimos padres que supieron enseñarnos a conectar con nuestro malestar emocional y nos transmitieron mensajes de que reprimir lo que sentimos es de “fuertes” o de “valientes”..

Por ende, como adultos, no hemos desarrollado ni la consciencia, ni los recursos para hacerlo sanamente.

¿CÓMO GESTIONAR LAS EMOCIONES?

¿CÓMO GESTIONAR LAS EMOCIONES?

Paso #1: Identifica que se ha producido un cambio en tu estado emocional

Reconoce que algo se movió en ti frente a X situación. Apaga el piloto automático acostumbrado a dejar pasar eso que sientes y vuélvete consciente de cómo van cambiando tus estados emocionales.

Paso #2: Ponte un ALTO

Imagínate el signo de PARE que está en la calle. Esto te va a ayudar a ponerle un freno a ese piloto automático y a resistirte al impulso de evitar.

Paso #3: Ponle un nombre a tu emoción

Pregúntate: ¿Qué es exactamente lo que estoy sintiendo? ¿.Es tristeza, miedo, angustia, estrés? Para hacerlo más fácil, descarga el Diccionario de las Emociones y haz una especie de scan de eso que sientes mientras anotas los sentimientos que resuenen contigo en ese momento.

Paso #4: Dale un sentido a lo que sientes

Pregúntate: ¿Por qué me estoy sintiendo de esta manera? ¿Qué pasó en mi vida recientemente que desencadenó esta cascada de emociones?

Ejemplo: Me siento triste… porque este año voy a pasar mi cumpleaños lejos de mi familia y ellos son muy importantes para mí.

Me siento estresada… porque mañana tengo una entrevista de trabajo y no he podido prepararme todavía.

Ejemplo: Me siento triste… porque este año voy a pasar mi cumpleaños lejos de mi familia y ellos son muy importantes para mí.

Me siento estresada… porque mañana tengo una entrevista de trabajo y no he podido prepararme todavía.

Paso 5: Transita tu estado emocional (el más importante)

Déjate estar con tus emociones y conscientemente saca del sistema eso que sientes.

LA CORREGULACIÓN Y LA AUTORREGULACIÓN COMO HERRAMIENTAS PARA TRANSITAR EL MALESTAR

LA CORREGULACIÓN Y LA AUTORREGULACIÓN COMO HERRAMIENTAS PARA TRANSITAR EL MALESTAR

Para gestionar las emociones tenemos dos vías o caminos diferentes. La corregulación y la autorregulación.

La corregulación

Escoge a personas importantes en tu vida con las que te sientas escuchado y sepas que puedes hablar de lo que sientes. La misión de estas personas es convertirse en un soporte, en un bastón emocional en momentos en donde necesites hablar con alguien más.

Estas personas NO pueden ser cualquier persona. Deben cumplir con al menos 3 requisitos:

    1. Que entre ustedes haya un vínculo fuerte de amor y confianza
    2. Que sea una persona comprensiva, cálida, paciente y con bastante sentido común.
    3. Que sea capaz de validar lo que sientes.

Lo más importante en estos encuentros es que seas capaz de expresar lo que necesitas de esa persona, en ese momento en particular. Si lo único que necesitas es un abrazo, pídeselo. Si lo que necesitas es un consejo, pídeselo. Si solamente necesitas que te escuche, díselo.

¿Y por qué esto es tan importante? Porque necesitas recibir del otro eso que estás buscando para que puedas sentirte acompañado realmente.

Recuerdo a una paciente que me decía:

“Rafa es que cada vez que le cuento a mi esposo cómo me siento, él me sale con un sermón de lo que debería hacer. ¡No quiero que me dé más soluciones, yo lo único que necesito es desahogarme!”.

“Rafa es que cada vez que le cuento a mi esposo cómo me siento, él me sale con un sermón de lo que debería hacer. ¡No quiero que me dé más soluciones, yo lo único que necesito es desahogarme!”.

La verdad es que es tu responsabilidad expresar lo que necesitas de los demás, para que sepan cómo acompañarte. Si no eres capaz de expresarte, el otro jamás podrá entenderte.

La autorregulación

A través de la autorregulación lo que harás es que encontrarás un espacio en solitario para conectar y soltar lo que sientes.

¿Pero cómo? Te comparto ciertas de las herramientas que utilizo con mis pacientes en consulta. Elige las que más resuenen contigo, esas con las que te sientas cómodo y que sientas que a ti en lo personal, te van a ayudar.

1. Llora: Llorar es un importante mecanismo de afrontamiento porque activa el sistema nervioso parasimpático (nuestro regulador interno). Las lágrimas liberan oxitocina y endorfinas, hormonas que te ayudan a sentir una sensación de calma interior. Al mismo tiempo, contienen proteínas y hormonas del estrés por lo que nos ayudan a eliminar toxinas del cuerpo.

2. Escribe: Estudios científicos han confirmado lo terapéutico que puede llegar hacer el expresar lo que sientes a través de la escritura. No necesitas ser un experto en journaling para hacerlo, ni escribir todos los días. Solamente necesitas un lugar donde puedas depositar todo lo que piensas y sientes. Puede ser un diario, un cuaderno cualquiera o incluso anotar en tu blog de notas del celular.

3. Pinta o dibuja: se ha demostrado el papel tan importante que tiene el dibujar o pintar para ayudarnos a exteriorizar lo que sentimos, ya que nos ayuda a expresar eso que es difícil poner en palabras. Al mismo tiempo es una herramienta completa de mindfulness al ayudarnos a conectar con el momento presente.

4. Grábate una nota de voz: como si hablaras por videollamada con alguien más y le contaras todo lo que sientes sin filtros. Esta herramienta puede ser útil en momentos en donde quieras hablar, pero no necesariamente con alguien más.

BENEFICIOS DEL GESTIONAR TUS EMOCIONES

BENEFICIOS DEL GESTIONAR TUS EMOCIONES

¿Cómo te va a ayudar hacer todo esto?

  1. Expresar tus emociones ayuda a reducir la carga y el dolor emocional.
  2. Te ayuda a hacer seguimiento de tu proceso personal. Estar consciente de donde empezaste y dónde estás ahora.
  3. Logras conocerte y conectar mejor con lo que quieres, piensas y necesitas.
  4. Desarrollas relaciones más genuinas, auténticas y cercanas.
  5. Haces introspección = encuentras muchas de las respuestas, en ti.

Porque enfrentar la vida desde un lugar sano, implica abrazar a las emociones que la acompañan.

Porque enfrentar la vida desde un lugar sano, implica abrazar a las emociones que la acompañan.

¡Esta información es mega valiosa! ¡Ayúdame a que llegue a más personas!

En este artículo encontrarás

  1. ¿Qué pasa cuando evitamos lo que sentimos?
  2. ¿Cómo gestionar las emociones desde un lugar sano?
  3. La diferencia entre la corregulación y la autorregulación.
  4. ¿Por qué es importante gestionar las emociones?