¿QUÉ ES UN TRATAMIENTO PSICOLÓGICO?

El objetivo de la terapia psicológica consiste en que el paciente adquiera formas más eficaces de solucionar, afrontar, manejar, o superar aquellas dificultades o conflictos que generen malestar en su vida.

A través de un proceso terapéutico, las personas van identificando los recursos que ya tienen para hacerle frente al conflicto y/o van desarrollando nuevos recursos personales para afrontarlo.

El objetivo final está en que el paciente de manera independiente pueda gestionar y solucionar las dificultades que vayan surjan en las diferentes áreas de su vida (personal, de pareja, familiar, laboral, social…), integrando conductas, sentimientos y procesos de pensamiento. Al iniciar el proceso terapéutico se realiza una evaluación del caso, con el fin de que el tratamiento se ajuste a las necesidades y características de cada persona.

¿CUÁNDO DEBO ACUDIR AL PSICÓLOGO?

No hay una receta mágica que nos indique cual es el momento preciso para acudir al psicólogo, se suele creer, erróneamente, que a terapia se acude cuando tenemos un problema grave de salud mental. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no es necesario tener un trastorno psicológico o dificultades extremas para acudir al psicólogo.

Los motivos para acudir a terapia son muy diversos, casi tan diversos como somos los seres humanos: dificultades en las relaciones interpersonales, (relaciones familiares, de pareja, relaciones sociales), dificultades laborales, miedos, inseguridades, ansiedad, estado de ánimo bajo durante un periodo de tiempo prolongado etc. La psicoterapia va más allá del diagnóstico y recuperación de la enfermedad mental ya que es un valioso recurso de autoconocimiento, reflexión, entendimiento y crecimiento personal.

¿CUÁL ES LA DURACIÓN Y FRECUENCIA DE LAS SESIONES?

Por lo general, las sesiones se realizan semanalmente con una duración de 50 min a 1 hora por sesión.

¿QUÉ OBJETIVOS SE PUEDEN TRABAJAR EN TERAPIA?

– Gestión Emocional: Aprender a identificar, canalizar y gestionar el malestar emocional (ansiedad, estrés, frustración, miedo etc.).

– Resolución de Conflictos: Identificar patrones de comportamiento que actúen como mantenedores del conflicto y adquirir herramientas de afrontamiento frente a las diferentes dificultades personales.

– Relaciones Interpersonales: Mejorar las relaciones interpersonales (relaciones familiares, de pareja, relaciones sociales etc.). Adquiriendo herramientas que le permitan a la persona relacionarse mejor con los demás, estableciendo relaciones sociales sanas y significativas.

– Toma de Decisiones: Contar con una guía para tomar decisiones.

– Trastornos Mentales: Realizar tratamiento psicoterapéutico para la recuperación de un trastorno psicológico (depresión, trastornos de ansiedad, trastornos de la alimentación, trastornos de personalidad etc.).

– Desarrollo Personal: Adquirir herramientas para el crecimiento, desarrollo y autoconocimiento personal.

¿QUÉ TIPO DE TERAPIA REALIZAS? ¿CUÁL ES TU MODELO DE INTERVENCIÓN?

 

Mi modelo de intervención en la Terapia Cognitivo-Conductual el cual cuenta con tratamientos empíricamente validados desde el método científico. Esto quiere decir, que se emplean técnicas que han sido probadas por varias investigaciones, y que están avaladas por la ciencia como métodos eficaces para el tratamiento de diversos problemas psicológicos. Sin embargo, utilizó un modelo integrativo donde se adoptan técnicas de otros enfoques teóricos que pueden ser de utilidad para el tratamiento según las necesidades del caso.

¿CUÁL ES LA DURACIÓN DE LA TERAPIA?

Un proceso psicoterapéutico no tiene una duración concreta, ya que hay muchos factores que pueden influir. La duración depende principalmente de la persona, del motivo de consulta, los objetivos que se establezcan, de la periocidad de las sesiones, entre otros factores.

Por lo general, hay personas que acuden por un asunto muy concreto y con objetivos muy específicos con lo cual, la terapia podría tener una duración corta. Hay otras situaciones, donde los conflictos son más complejos, o que se han instaurado en la vida de la persona durante mucho tiempo, generando un malestar significativo, por lo que la terapia puede tener una duración de tiempo más larga.

¿QUÉ SE HACE EN LAS SESIONES?

 

En las primeras sesiones se conceptualiza el problema y se plantean los objetivos terapéuticos. A partir de ahí, se trabaja en la consecución de los objetivos. Durante las sesiones, de manera general, y dependiendo del consultante, se establece un diálogo, se proporcionan diversas técnicas que puedan ayudar a conseguir los objetivos terapéuticos, y en algunos casos y en la medida en que se considere necesario, se proponen actividades para realizar fuera del espacio terapéutico.